Cómo aprender un idioma sin que se convierta en tu peor pesadilla

Tanto si decides estudiar en Dinamarca como estudiar en Suecia, deberás tener un nivel alto de inglés. Ya que allí las clases se imparten 100% en  inglés y la mayoría de su población habla este idioma. Por lo que únicamente con dicho idioma puedes apañarte muy bien. Pero nunca está de más conocer otro idioma, y más si tienes la oportunidad de conocerlo en el país de primera mano. Así que no desaproveches esta experiencia, ya que siguiendo nuestros consejos no se te hará nada duro dominar el sueco o el danés.

Ayúdate de las nuevas tecnologías

Puedes seguir trucos como el de cambiar el idioma de tus aparatos electrónicos – móvil, ordenador, tablet –  y el de tus redes sociales – Facebook, Twitter -. Al estar acostumbrado a las palabras que aparecen en ellos, te resultará más fácil conocerlas en el idioma que estés aprendiendo. Además, existen programas y aplicaciones dedicadas únicamente al aprendizaje de idiomas. En ellas aprenderás de una forma muy entretenida, ya que mayoritariamente se realizan juegos. Es una forma rápida y eficaz de aprender palabras básicas. Y no te separes de tu móvil, se convertirá en tu fiel compañero usado como diccionario que te sacará de algún que otro apuro.

Lee, escucha y habla

Una de las mejores formas de familiarizarte con el idioma será la de escucharlo. Gracias a ello conseguirás conocer cuál es la correcta pronunciación de las palabras y ver cómo se desenvuelven en ese idioma. Podrás desde ver series  o escuchar canciones en dicho idioma hasta ver tutoriales en Youtube. Pero sobre todo, lánzate a hablarlo. No le tengas miedo, practicando el idioma es de la mejor manera en la que avanzarás en tu aprendizaje. Y sobre todo, tanto si decides estudiar en Dinamarca como estudiar en Suecia, tendrás la increíble oportunidad de hablarlo con nativos. ¡Una suerte con la que no muchos cuentan!

Crear una forma entretenida de aprender

Si mientras estudias un nuevo idioma te estás divirtiendo, los resultados que obtengas serán mejores. Para ello, crea métodos entretenidos en los que aprender el idioma. Por ejemplo, puedes etiquetar los productos que uses diariamente con la palabra en dicho idioma. De esta forma, al ver todos los días la palabra se te quedará con mayor facilidad y será más complicado que la olvides. ¡Llena de posits tu casa! Y no te olvides de practicar la pronunciación. En este punto te resultará muy gracioso ya que te verás repitiendo tú solo una palabra mil veces hasta conseguir ese acento desconocido hasta el momento. Te convertirás en un loro multilingüe.

Fíjate un objetivo claro

Si tienes bastante seguro el porqué quieres aprender el idioma, tu motivación perdurará en el tiempo. Tu compromiso será mayor, ya que siempre buscarás el llegar a esa meta fijada. Y sobre todo, no olvides sumergirte de pleno en ello. Tendrás que implicarte al máximo cada día, no lo aparques para dos o tres días a la semana. Necesitas constancia. Que cada día te aporte algo nuevo e interesante a tu aprendizaje, nunca dejes de aprender.

 

Búscate un compañero

Si tienes a alguien con quien compartir esta experiencia, el camino será mucho más llevadero. Sobre todo, será más fácil que cumplas con el punto anterior. Ya que os apoyaréis mutuamente y podréis enseñaros el uno al otro, aportándoos nuevos conceptos. Algo que una sola persona es más difícil que consiga. Y a parte de esto, será mucho más entretenido aprender un idioma si tienes al lado a alguien. Sobre todo para reírte al oír sus primeras palabras con esa pronunciación tan rara.