¿Cómo saber si tengo un perfil creativo?

Seguro que en algún momento de nuestras vidas todos nos hemos hecho la misma pregunta, ¿Soy una persona creativa? Puede que estemos más acostumbrados a realizar trabajos más mecánicos o puede que por el contrario nos guste desempeñar tareas más imaginativas pero, ¿Qué personas son mas proclives a desarrollar un perfil creativo y cuales no?

¿La Creatividad se nace, o se hace?

Aunque siempre se ha creído que la creatividad es un don con el que algunos individuos nacen, los últimos estudios han enfocado la creatividad como una actitud, un estado mental que se puede motivar desde varios puntos de vista, tanto a nivel interno como a nivel externo. Por lo que en definitiva la creatividad es una disciplina que cualquier persona puede trabajar en menor o mayor medida.

Algunos hábitos de las personas creativas

Según el estudio realizado por Oyvind Lund Martinsen, profesor de la Escuela de Negocios de Noruega (BI) en el año 2011 concluyo que existían ciertas pautas o hábitos que las personas con un perfil creativo más alto siempre compartían entre ellas

– Originalidad: Es el rasgo por antonomasia más compartido entre las personas creativas, ya que su espíritu les lleva a rechazar convencionalismos y normas sociales. Se suelen mostrar rebeldes y tienen la necesidad de actuar de manera personal según sus propios criterios.

– Compromiso: Las personas creativas disfrutan desarrollando sus planes y consiguiendo sus objetivos, disfrutan de su actividad de forma extraordinaria gracias a su alto nivel de motivación

– Ambición: El reconocimiento social es muy valorado dentro de los perfiles creativos, se sienten cómodos con la imaginación de escenarios mejores y luchan para conseguirlo

¿Cómo potenciar mi espíritu creativo?

1. Prueba siempre algo nuevo:

Intenta probar algo nuevo vada día y empieza a apartar hábitos que no te aportan ningún beneficio, El único modo de ver lo que otros no ven es desarrollar hábitos distintos a los de los demás; intenta buscar siempre alternativas para solucionar los problemas. ¿Has probado a cambiar tu itinerario de todos los días?

2. Aprovecha los tiempos muertos del día:

¿Te has parado a pensar alguna vez el tiempo que utilizamos día tras día para ir de un lugar a otro y el poco partido que le sacamos? Una buena idea es aprovechar estos tiempos muertos para interesarnos por algún libro o audio libro, algún artículo interesante o incluso para practicar algún juego mental que nos ayude a estimular nuestro cerebro

3. Cuestiónate todo:

Nunca des nada por sentado, aunque se trate de la fórmula más exitosa desarrollada durante años, debemos tener en mente que todo es susceptible de cambio. Si bien en nuestro día a día observamos que las cosas funcionan bien, siempre esas cosas pueden ser modificadas para cubrir nuevas funcionalidades, no todo esta inventado.

4. Haz de tu lugar de estudio un sitio agradable:

La inspiración no es amiga de ambientes caóticos y poco acogedores, teniendo en cuenta que la motivación y el buen estado de ánimo son fundamentales para la inspiración, esforzarse por crear un ambiente acogedor en tu lugar de estudio es de suma importancia para mantener un enfoque creativo correcto.

5. Ten en cuenta otros puntos de vista:

En muchas ocasiones de quien menos uno puede esperar o quien creería está menos capacitado, puede obtener valiosas ideas. Pide la opinión y considera los puntos de vista de personas con experiencias y tareas diferentes a las tuyas, nunca subestimes las opiniones de otras personas, por menos facultada que pienses que esté, de hecho es posible que en más de alguna ocasión puedas llevarte una sorpresa